Lifting facial y de cuello

La ritidectomía o lifting facial es un procedimiento quirúrgico destinado a mejorar los efectos que el proceso de envejecimiento natural o cronológico, los efectos de la gravedad, la exposición solar y el estrés han provocado en la cara y el cuello. Un lifting puede detener este proceso pero lo que no puede es retrasar la edad como cuando éramos extremadamente jóvenes.

Mediante el lifting mediante procedemos a la extracción- reubicación de grasa, la fijación y tensado de los músculos faciales y la extirpación de la piel que sobra. Se puede realizar aisladamente o conjuntamente con otros procedimientos tales como la blefaroplastia, frontoplastia, rinoplastia, etc.

Los candidatos ideales son aquellos pacientes cuya piel ha comenzado a descolgarse pero que aún mantiene una buena elasticidad y tonicidad. Es importante que durante la primera visita nos comunique sus expectativas, así como si padece de hipertensión, diabetes, alteraciones de la coagulación o cicatrización, si toma medicamentos tipo aspirina ® o sintrom ® o si es fumador/a.

El lifting se realiza en quirófano bajo anestesia general y suele durar varias horas sobre todo si se combina con otras técnicas como la blefaroplastia, rinoplastia, etc. Las incisiones se encuentran escondidas en las sienes por detrás del nacimiento del pelo, en la parte anterior de las orejas en la zona del trago y del lóbulo de la oreja y se continúa por detrás de las orejas hacia el cuero cabelludo. Si se combina con un lifting de cuello, procedemos a la liposucción además de la zona de la papada y tensamos los músculos, quitando la piel que sobra para así definir el óvalo de la cara.

La frontoplastia lifting frontal o cirugía de estiramiento de la frente restaura el aspecto juvenil de la zona frontal. Este proceso quirúrgico corrige las cejas caídas mejorando el aspecto facial y la expresión de estar cansado, triste o de mal humor. Las incisiones se esconden detrás del pelo o en algunas ocasiones en el nacimiento del pelo para resecar los músculos responsables de las arrugas y el exceso de piel. En ocasiones se asocia a una blefaroplastia con la finalidad de dar un aspecto más lozano al rostro.

Durante el postoperatorio se coloca un vendaje ligero en la cara y es normal que la paciente esté edematizada, con hematomas leves y con ciertas zonas acorchadas o adormecidas. Los drenajes se retiran entre el 2º-5º día y los puntos durante la primera semana. Durante las tres-cuatro primeras semanas es importante guardar cierto reposo evitando esfuerzos. La inflamación y los hematomas se reducen a partir de las dos semanas.

Los resultados son muy alentadores y los pacientes se encuentran satisfechos con este tipo de cirugía. Tienen que tener en cuenta que la piel estará algo deshidratada durante los primeros meses y que el pelo de las sienes va a ser algo más fino. En cualquier caso, el tiempo juega a favor y todos estos detalles junto con el aspecto de las cicatrices mejora ostensiblemente.

El lifting no es un procedimiento quirúrgico definitivo debido a que el proceso de envejecimiento natural continúa por lo que puede repetirse nuevamente de ser necesario a los 5-10 años.

Contacta

 

963 940 979

619 83 83 58

 

Lunes a Jueves:
10:00 a 14:00 y 16.00 a 20:00
Viernes:
9:00 a 15:00

C/ Jorge Juan 26, 2
Valencia – 46004
España

 

Confirmo haber leído y acepto las condiciones de uso, política de privacidad y cookies de esta web.

Consulta de la Dra. Patricia Gutiérrez Ontalvila

Dra. Patricia Gutiérrez Ontalvilla.

Cirujana Plástica.

 
Share This